miércoles, 23 de febrero de 2011

Las mejores noticias de "Again with the Blues" (2)

Nueva oleada de indignación mundial. (Diciembre de 2005)

Roma (esto es, carente de punta o agudeza; falta de ingenio).- 



Ya hemos tenido ocasión de advertirlo varias veces en anteriores números de nuestra revista, pero, por lo visto no hay manera. De seguir así las cosas, probablemente esto va a ser el acabóse. Una vez más, una vez más, repetimos, el pueblo llano indignado, haciendo uso del derecho al ejercicio de su poder, de su capacidad real y auténtica de cambiar las cosas, ha salido a la calle, se ha alzado en sincera protesta y repulsa, ha dejado oír su voz a los líderes que creen que rigen el mundo, ha hecho temblar los cimientos de la complacencia en la que viven los políticos para denunciar, para protestar, para reclamar con justa y santa indignación. 
¿El motivo? 
La indigna, farisaica, traicionera, vendida, miope, cutre decisión del árbitro colegiado D. Felipe Nalti que costó el paso a los octavos de final en el campeonato provincial de fútbol nudista outdoor a la selección nacional de Barusia del Sur en el encuentro mantenido con sus rivales sempiternos los jugadores de la selección nacional de Pascasia Oriental.

Varias decenas (y dedesayunos, y dealmuerzos) de miles de ciudadanos se lanzaron a la calle ordenadamente (primero iba el árbitro, detrás, todos los que le corrían a gorrazos) para expresar de forma espontánea, libre, democrática, su repulsa ante la mencionada decisión de ignorar un penalti como una casa en la jugada que supuso la victoria de los pascasianos por diez a dos. Democráticamente también, la muchedumbre santamente indignada se repartió los restos que quedaron del colegiado para escupir sobre ellos por turno. 
Lo decimos y lo repetimos. Con el pueblo soberano no se juega. Y si no, que se atengan a las consecuencias aquellos facinerosos que piensan que por tener un silbato en la boca son Dios Todopoderoso.

No hay comentarios: