lunes, 18 de julio de 2011

Summertime

...Cuando los ricos y poderosos arrojan sobre sus hombros unas monedas, las sobras de sus banquetes... Cuando gentilmente nos regalan nuestro propio tiempo, como si nunca nos hubiera pertenecido... Entonces se nos permite ser humanos...




Entonces toca abandonarse y vivir cada día como si no hubiera mañana, y apurar cada segundo (tasados, contados, necesariamente finitos)...

¿Y por qué no podemos hacerlo todo el santo año? ¿todos los años que nos sean concedidos?

No hay comentarios: