martes, 11 de octubre de 2011

Revolución Pedagógica.


(Kole).-Un grupo de maestros descubre un nuevo sistema de enseñanza de la lectura. “Investigando sobre el refrán “La letra con sangre entra” hemos desarrollado un nuevo método de aprendizaje. Básicamente” -según explicaba el profe Don Minervo Luntario, maestro en el Colegio Público “Nuestra Señora de Desayunar” - “el sistema consiste en realizar a los niños una transfusión sanguínea. La sangre les es previamente extraída y luego posteriormente readministrada, conteniendo un extracto artificial de sopa de letras (con cebollita, puerro y un poquito de caldo de pollo) que, a la par que vigoriza y da energía, posibilita la asimilación de las letras directamente por el tejido nervioso. En la actualidad estamos trabajando en un sistema que permita ordenar adecuadamente las letras en la sopa, de manera que los chavales asimilen sólo las combinaciones correctas. Es posible que en el futuro puedan enseñarse idiomas gracias a este método” -añadió el profe, mientras propinaba un certero caponcillo repeloncillo al niño Benjamín Solente que, para sacarse un suculento y saladillo moco, había interrumpido unos segundos la labor de escribir setecientas veces en la pizarra la frase “no volveré a zafarme de mis ligaduras”.

(de la revista "Again with the Blues" noviembre de 1999)

No hay comentarios: