viernes, 9 de diciembre de 2011

Piratas. (Parábola con fundamento):

Piratas.
(Parábola con fundamento):

Capitán: -¡Voto a Bríos! ¡Que repugnante pandilla de mequetrefes blandengues!...Pero, ¡por la abuela de Satanás! ¿Qué estáis haciendo?-.
Pirata 1: -Pues lo que mandasteis: estamos arrojando a los prisioneros a los tiburones...-.
Capitán: -Pero...¡imbéciles!, ¡gaznapiros!, ¡hijos de tal...! ¿No os dije que me reservarais las doncellas? ¿Cómo queréis que me refocile yo esta noche? ¿Con qué cara miro yo ahora a Barbarroja, a Perro Muerto, al viejo Flint y a sus muchachos? ¿Pero qué van a pensar de un pirata que, asola, destruye y todo eso, pero se olvida de lo más importante: forzar doncellas  y violentar mujeres?-.
Pirata 2: -Señor, pero Vuesa Merced dijo, textualmente, “arrojad a los prisioneros a los tiburones”; y no otra cosa es lo que hemos estado haciendo desde ayer; que mire vd. con qué asco escupen las pobres bestias ahítas a los últimos que les hemos arrojado-.
Capitán: -Pero...¿es que hasta lenguaje he de enseñaros? ¿Pero es que no sabéis que si digo “prisioneros” me refiero a los “prisioneros de sexo varón”; y que si quiero referirme a los prisioneros en general he de decir “los prisioneros y prisioneras”; o tal vez “l@s prisioner@s”?-.
Pirata 1 (estupefacto): -Y eso...¿cómo se pronuncia?-.
C@pitán: -Bien fácil es. L@s prisioner@s-.
Pirata 2: -Pardiez que no os entiendo, Señor-.
Pirata 1: -¡Qué imbécil eres!. Bien claro está que es francés-.
C@pit@n: -¿Qué francés ni francés?. ¿Es que se os han secado los sesos?. De @hora en @delante, esa va a ser la forma correct@ de hablar en este bajel-.
Pirata 1: -Señor...¿se encuentra bien?. Yo diría que se ha puesto un poco p@lido-.
Pirata2: -¿Un poco qué?-.
C@pit@n: -¿Que me he puesto...cómo?-.
Pirata 1: -Un poco p@lido. Parece que se estuviera m@re@ando-.
Pirata 2: (mientras corre hacia el alcázar): -¡Señor doctor!, ¡Señor doctor! ¡creo que el capitán tiene el escorbuto!-.
Doctor: -¡Oh, cielos!, parece un caso claro de fiebre amarill@!-.
Pirata2: -¿De fiebre qué?-.
Doctor: -De fiebre amarill@, he dicho-.
Pirata 2: -¡Oh, no! ¡está contagiado!-.
Doctor: -Pero eso es @bsurdo...los médicos no nos contagi@mos j@m@s-.
Vigía: -¡¡¡@rrecifes @ b@bor!!!-.
Tripulación: -¿Qué?-.
C@pit@n: -¡¡¡R@pido, todo @ estribor!!!-.
Tripul@ción: -¿Todo @ qué?-.
Barco: -¡¡¡¡CR@@@CK!!!!-.
Tiburón pequeño: -¡Jolín...otra vez gente!, ¡todos los días gente!, ¡nooooo!-.
Tiburón grande: -¡Calla y cómetelo todo o cuando venga tu padre te vas a enterar!-.



(De la revista "Again with the Blues", nº 22, abril de 2000)







.

4 comentarios:

Javier 16 dijo...

¿Se envenenarían los tiburones echándoles unos cuantos políticos y presidentes de cajas de ahorros?
En fin, con la de basura que se arroja al mar…

Saludos.

Chuan-Che dijo...

Pobres animalicos, por el Cielo... ¿cómo vamos a hacerles esa faena?

;D

Lili dijo...

Pero que descubrimiento de blog!!!!!!!!!!!!!!
Es que no paro de reir, en serio :-))))))))))
Bes@s

Chuan-Che dijo...

Estimada Lili:

Con tanto navegante, es normal que se cuele algún que otro descubrimiento...

Me entusiasma que no pueda parar de reír. ;)