lunes, 12 de marzo de 2012

Padres Maltratados.


Bambi (Nevermore).-

Crece la preocupación de las autoridades mundiales ante el progresivo aumento de los casos de maltrato de padres -y madres- a manos de sus hijos -e hijas-. 

Al parecer, además de ser llevados y traídos del colegio, llevados y recogidos puntualmente de sus actividades extraescolares, llevados y traídos del cine varias veces a la semana, llevados y traídos de las tiendas de videoconsolas tras hacer al menos una adquisición, los niños y las niñas exigen a sus padres que les hagan los deberes, discutan personalmente con los maestros que les regañan, y que no les molesten mientras juegan con la plei o ven la programación basura del momento mientras se comen en el salón lo que han elegido del variado menú propuesto por su mamá, a la que previamente han criticado por la escasa variedad disponible para elegir, lo mal que cocina en relación a las madres de otros niños, la mala calidad de los postres -jodeer, siempre fruta, a ver si traes fresisuises- y la tardanza en servirles el alimento. 
Exigen también ropa de marca amenazando a sus padres con ir desnudos por la calle en invierno si no les compran exactamente la que ellos han pedido. 

El estado de la situación ha llevado al Defensor del Pueblo, la Aldea y el Caserío Bucólicamente Perdido entre las Montañas a proponer un proyecto no de ley que obligue a la policía a dialogar extensamente con los niños y las niñas para que mitiguen un poco sus exigencias y accedan a ir a Burguer Queen alguna vez en vez de a Mc’Mickeys todo el rato. 

Asimismo, el Consejero de Cumbias, Brisca y Haraganeo de la Junta de Comodidades de Caspilla- La Ancha ha avanzado la idea de la creación de una Oficina del Defensor de los Padres y Madres (ODPM) que, a costa del erario público -el que quede, si queda-, ofrecerá servicios psicológicos especializados de mediación para convencer a las criaturillas de que la ropa de hipermercado es casi tan buena como la de marca que anuncian en la tele, que se puede vivir perfectamente jugando a las chapas en la calle con tus amigos en vez de ver la tele y sin comprar el último DVD de la película que viste el mes pasado en el cine;  y que han de ser solidarios, humanitarios, comprensivos y toda esa pesca con los niños y niñas de otros países que no tienen la suerte de vivir en el mundo libre, civilizado y superior en el que nosotros residimos.

Testimonios estremecedores como el del niño Kevin Melopasso que narró ante las cámaras de televisión cómo su padre le dijo una vez que “no”, sin embargo, han levantado también las alertas mundiales ante la necesidad de controlar si, verdaderamente, lo que es llamado maltrato no será defensa propia y los padres y las madres necesitan ser vigilados por las autoridades mucho más de cerca.




(Adaptado de la revista "Again with the Blues". Diciembre de 2005)

2 comentarios:

Ruben dijo...

el tema es delicado, si nos descuidamos les convertimos en verdaderos dictadores del hogar.

Chuan-Che dijo...

¿Quién no conoce un caso cercano?...