viernes, 20 de julio de 2012

Segunda carta abierta a D. Mariano Rajoy, máximo responsable político


Estimado Sr. Rajoy:

No lo digo yo, Señor Rajoy. Lo han dicho varios premios Nobel, lo han dicho economistas y personas muy informadas de todo el mundo: 
recortando está usted paralizando la economía del país y provocando una recesión de la que es posible que no podamos salir
Las medidas que proponen para terminar con la crisis no funcionan, son directamente perjudiciales.

¿Porqué insisten en las mismas? ¿Cuál es el motivo? Yo no lo se. Soy un simple ciudadano de a pie al cual no le salen las cuentas de su casa ni en periodos de bonanza. En cuarenta y seis años que tengo me he tenido que comer ya incontables congelaciones de sueldos, crisis y tomaduras de pelo varias que han supuesto que, a fecha de hoy, mis sueños de juventud estén más lejos que nunca de hacerse realidad. 
Mala suerte. 
Pero no es lo que quiero para mis hijos.
Y los tengo
.
Me hablan de "los Mercados", como una entidad sin rostro que tiene la culpa de que yo, después de haber invertido varios años de estudio y preparación para obtener un puesto de trabajo con el que jamás me iba a hacer millonario, empiece a tener problemas serios para llegar a fin de mes.

(es lo que tiene hacer planes sin tener en cuenta que, unilateralmente, sin avisar y sin negociaciones su Gobierno puede reducirle a uno el sueldo -como mínimo-. 
Qué cosas, mi banco no ha parecido entender que ahora me cuesta mucho más que entonces pagarle lo que le debo cuando en un alarde de irresponsabilidad comencé a pagar cosas sencillas a plazos confiando en las condiciones del puesto de trabajo al que había, por fin, accedido. Ya se sabe, "viviendo por encima de mis posibilidades". ¿Sabe usted? cuando un empresario hace eso, se le denuncia y se le encarcela. Resulta que lo hace el Gobierno y cuela...)

Me hablan de "los Mercados" como otros me hablaban del "Eje del Mal", de las "Armas de destrucción masiva", de "Al Qaeda", del "Calentamiento Global", de "Spectra" o del "Dr. NO". O del Coco. 
Y ya no me lo creo.

No me lo creo, porque los señores con premio Nobel dicen que es mentira, que no es necesario recortar, que hay dinero suficiente para todos y que lo que hay que hacer es meter en la cárcel a los ladrones y especuladores, obligarles a devolver lo robado de forma que les salga más caro estafar que hacer las cosas bien. Dicen que hay que perseguir y acabar con el fraude fiscal de las grandes fortunas.

No me lo creo, porque los señores con premio Nobel dicen que recortando está usted ahogando la economía y que en tiempos de gran crisis, lo que se debe hacer es incrementar el gasto público, poner dinero en circulación, para que se genere gasto y a través del mismo, empleo y desarrollo. Como se ha hecho en el pasado y ha funcionado.

No me lo creo porque cualquier persona con sentido común sabe que recortar en Educación es matar el futuro de un país, y recortar en Investigación es darle la puntilla a cualquier esperanza de desarrollo futuro. Literalmente.

No me lo creo, porque los señores con premio Nobel dicen que lo que está pasando, en realidad, es otra cosa. Una especie de guerra económica que por lo que se ve, Europa está perdiendo y quién sabe quién ganando. Porque alguna gente está haciendo mucho, mucho dinero con la presunta "crisis". Y los gobernantes como usted, lo que están haciendo es entregarles en bandeja nuestros derechos y nuestras libertades a cambio de comida (y no muy buena, por cierto).

De todas formas, la "crisis" que usted no sabe resolver, no le autoriza a usted a hacer lo que le de la gana. Si las medidas que propuso en su programa electoral no funcionan o no pueden ser llevadas a cabo, no puede usted hacer otra cosa sin permiso del pueblo que le eligió. Dimita. Convoque elecciones anticipadas y pidanos permiso para intentarlo de nuevo.
Igual tiene usted suerte y todavía queda alguien que confíe en usted o en su partido. 
O en algún partido, ya puestos.

Por otro lado, mientras tanto, me gustaría proponerle algunas ideas interesantes para estimular la economía, ahorrar dinero en capítulos prescindibles y conseguir ganarse el respeto de sus conciudadanos:



1.-Supresión de las subvenciones a Partidos Políticos y sindicatos. Que vivan de sus afiliados. No me parece de recibo que si el Estado no puede pagar un profesor para mis hijos sí que pueda pagar un partido político con cuyo ideario no comulgo.

2.-Supresión de subvenciones a la iglesia católica y, si las hay, a cualquier confesión religiosa. Que vivan de sus creyentes. Lo mismo digo: no me parece de recibo que si el Estado no puede pagar las medicinas de una persona sí que pueda pagar unas entidades que han de ser muy privadas en un estado Laico como es el nuestro.

3.-Legalización de la marihuana, regularización de su cultivo y venta, con los correspondientes impuestos, como al alcohol y al tabaco. Cientos de pequeños emprendedores tendrán de pronto trabajo, pagarán impuestos y generarán riqueza al exportar por toda Europa productos de calidad, incluso con denominación de origen, procedentes de nuestra agricultura. Por extensión legalización de todas las drogas. No soy yo quien lo dice: personalidades importantes del mundo de la Judicatura apoyan esta idea, aunque difieren en la forma en que se podría llevar a cabo este proceso.

4.-Legalización de la prostitución y el comercio sexual, con sus correspondientes regulaciones sanitarias e impuestos. Cientos de pequeños y pequeñas emprendedores cotizarán a la Seguridad Social, generando ingresos al estado y desapareciendo los gastos que ocasiona su persecución, vigilancia, encarcelamiento, etc...

5.-Restituya inmediatamente el dinero robado en las nóminas de los Funcionarios del Estado. Poco a poco, el mismo revierte de nuevo en la sociedad, genera empleo y permite al motor económico ponerse en marcha. El miedo que está generando su política de recortes ocasionará que, durante los próximos años, esta reversión del dinero a la sociedad sea lenta y cautelosa. Es culpa de ustedes, por tocar lo que no debieron tocar nunca.Contraten personal interino y laboral por oposición, no asesores a dedo. No recorten en personal.

6.-Persigan, juzguen y obliguen a devolver el dinero robado a los malos gestores de bancos, cajas de ahorros y empresas diversas. De oficio, igual que en los casos de violencia de género se trata de un problema que afecta a la sociedad, de forma que no es preciso esperar a la denuncia de los afectados.

7.- Eliminen coches oficiales, prebendas y gastos suntuarios. No entiendo que un político cualquiera pueda cobrar más que un funcionario de la escala A. No entiendo que cuatro enfermeros tengan que desplazarse por los pueblos en un Peugeot 205 -quizá donado por alguna entidad bancaria, con suerte- y que haya coches de lujo con chófer empleados para que ciertos cargos vayan al trabajo. Propongo un Manual de Buenas Prácticas para Políticos con Cargo en el Gobierno o la Oposición. Échele un vistazo. Igual le resulta interesante aunque sólo sea por la ingenuidad que destila...

Hay  muchas más ideas, muy buenas, corriendo por ahí. Abran un foro. Recójanlas. Estúdienlas. Aplíquenlas.
Como partido político, les aconsejo que se desvinculen de determinadas ideas moralistas y pseudoreligiosas sobre la sociedad. Ustedes están ahí porque les hemos pedido que nos saquen del bache. Cojan ideas y pónganlas en práctica.

Por último quisiera recordar que me he animado a escribirle esta carta porque las alternativas me empiezan a dar miedo de verdad, Sr. Rajoy. Alguien está jugando con el futuro de mis hijos y yo no soy nadie importante, pero no pienso consentirlo.

Atentamente

Juan Jesús Amo Ochoa
Ciudadano.


Si quieres  firmar esta carta para que llegue a su destino y sea leída -quizá - haz click  AQUÍ

6 comentarios:

Signum dijo...

Si señor, esto no puede seguir así. Me temo que todo lo que se esta intentando por parte del ciudadano no va a servir para nada, pero que sepa nuestra opinión.
Un abrazo.
http://palabradesedano.blogspot.com.es

Chuan-Che dijo...

Estimado Amigo Signum:
El ciudadano puede informarse, conocer las reglas del juego y usarlas en su favor... en una utopía.

El ciudadano también puede cabrearse, cabreo que históricamente ha sido aprovechado por unos pocos para auparse al poder.

El ciudadano no puede estarse quieto viéndolas venir. Los bienes más preciosos son los que se pagan más caros y la libertad es uno de los más preciosos. Nadie la regaló nunca.

Anastasio Prepuzio dijo...

Sublime el Manual de Buenas Prácticas para Políticos con Cargo en el Gobierno o la Oposición.
Un abrazo.

Chuan-Che dijo...

Estimado Amigo Prepuzio: usted me honra. Sólo son cuatro cosas de cajón para cualquier persona honrada, inteligente y mínimamente decente.

Yo las plagié de un cuaderno que arrebaté a golpes a una ancianita en la calle...;)

Juanjo Morcillo dijo...

Muy buena carta es todo lo que muchos pensamos pero la sociedad española es muy cachazuda y le cuesta pillar estas cosas... prefieren salir a la calle si gana su equipo de futbol o ver el Sálvame Deluxe que enterarse de lo que pasa. Tampoco hace ningun bien recortar en Educación para promover un futuro de gente con intelecto borreguil y que no piense.

Tenemos que dar de una vez un puñetazo sobre la mesa porque los Políticos son como la antigua burguesía Medieval, empezaron de pobres y cuando ascendieron se olvidaron de aquellos a los que dejaron atrás.

No me parece correcto que un Gobierno permita hundir a los de abajo para hinchar a los de Arriba y que cuanto mas especules y robes menos te persiga el papa Estado...

Este Pais tiene que cambiar o el futuro será aun peor de lo que imaginamos.

Vergonzoso este país que todo lo hace alreves.

Chuan-Che dijo...

Estimado Juanjo:

El Gobierno lo elegimos nosotros. Nosotros les damos el poder con ciertas condiciones. Nosotros podemos reclamar y debemos reclamar.

Pero bien cierto es que muchos de nosotros deberíamos informarnos muy bien de lo que hacemos y de cuales son las reglas de nuestra democracia. Y saber a quién estamos votando y para qué. Elegimos servidores. Que sirvan o buscaremos a quien sirva.;)