miércoles, 17 de octubre de 2012

Abducción en un convento.



(Oslo (Asdios).-

Un grupo de unas veinte monjas, jugadoras todas ellas del equipo de baloncesto Los Angeles Prayers causaron sensación el pasado jueves al aparecer, completamente desnudas y en compañía de diversos efebos, en la redada llevada a cabo por la policía en el exclusivo y selecto club de caballeros Crazy Bunnies (Carretera N-322, Km. 43). 

Las reverendas madres agradecieron efusivamente a los agentes del orden su rescate, aduciendo que, mientras regresaban de su último partido contra las St. Mary Giants, su autobús penetró de pronto en una zona de espesa niebla. 

Todas las hermanas refirieron haber visto un intenso resplandor blanco tras el cual, no recuerdan exactamente cómo, fueron depositadas en aquel lugar desconocido. 

Los agentes Mully y Sculder, de la policía local, han anotado como significativas, las pruebas existentes de que todas las abducidas presentaron a la mañana siguiente terribles dolores de cabeza, gran sequedad de boca, así como aversión a las luces y sonidos fuertes, síntomas todos ellos que cesaron o se mitigaron con la ingesta de uno o varios bloody marys. 

Queda por explicar el intenso olor a Chateau Laffitte del 56 que numerosos transeúntes que pasaron por la zona han declarado percibir así como el paradero del contenido de un sinnúmero de frascos de cristal de extraño aspecto etiquetados todos como "Four Roses Bourbon”.




(Adaptado de la revista "Again with the Blues" octubre de 1998).






..

5 comentarios:

Anastasio Prepuzio dijo...

Uno de esos efebos a los que hace referencia, era yo.
Mully está al corriente de los abusos y vejaciones a los que fui sometido por las profesas.

Chuan Che Tzú dijo...

Estimado Amigo Prepuzio:

Eso le pasa por ser, como ya dijimos, un depravado hombre nocturno, frecuentador de clubes... Ea. Los hay que nacen con suerte.

Anastasio Prepuzio dijo...

Como me conoce, apreciado amigo,,,

Javi Signum dijo...

Vaya, que era una abducción y no una noche cristiana de alcohol...

Chuan Che Tzú dijo...

Estimado Amigo Javi:

En cualquier caso, y en palabras del glorioso cantante de cuyo nombre no quiero acordarme, se trata de "una experiencia religiosa"...