martes, 20 de noviembre de 2012

Orgía.

(Guorlpresss).-

Como nuevamente hemos llamado vuestra atención utilizando uno de los trucos más viejos, aprovecharemos para hablaros de las andanzas y acaeceres del Culibermejo de las Molucas, exótico y curioso animal, casi extinto en la actualidad, al que no prestamos la atención que se merece pese a su palpable y cotidiana influencia en nuestras vidas.

Efectivamente, el Culibermejo es una criatura fascinante que se caracteriza por parasitar a determinados ministros, jefecillos y mediocres carguejos de la Administración (de cualquier Administración. Pública o Privada), alojándose en su Sistema Nervioso Central para proceder a su apareamiento. 

Este fascinante fenómeno intriga a los etólogos, psicólogos, etnólogos, enólogos y birrólogos de todo el mundo puesto que, para lograr la cópula, el Culibermejo, mediante un mecanismo desconocido en la actualidad, logra modificar el comportamiento de su huésped, trasformándolo en un ser amable, educado, simpático, cortés, agradable con el público y lo que es peor, eficaz en su trabajo; esto es, una criatura del todo distinta a lo que era antes. 

Según los estudios del Ilustre taxidermista profesor Borja Mondellor, la hembra del Culibermejo solamente se apareará con aquel macho que logre inducir en el parasitado un comportamiento más dulce, atento y sociable; gracias a este fenómeno, los menguados ministros, jefecillos y carguejos afectados logran clímax de amabilidad casi obscenos en su intensidad.

Varios observadores coinciden en que, en numerosas ocasiones, se ha visto a los jefecillos afectados saludando con efusividad, agradeciendo, cediendo el paso e invitando a café a su personal. Datos sin confirmar afirman incluso que hay indicios de que han facilitado el trabajo de los demás e incluso de que han propuesto soluciones eficaces a diferentes problemas o conflictos.

Desafortunadamente, según indican los datos procedentes del seguimiento efectuado por la Culibermejo Adecuate Protection Organization (CAPO) la población de estos seres se ha reducido drásticamente en los últimos años. 

De los 30 ejemplares censados en la península en 2007, tan sólo 10 permanecen en libertad condicional, mientras que el resto, o bien está soltero o bien cumple condenas de prisión en diversos zoológicos, colecciones privadas o pabellones frenopáticos del país.








(Adaptado de la revista digital "Again with the Blues" enero de 1999)







.

2 comentarios:

Juanjo Morcillo dijo...

Una familia de Culibermejos por excelencia son los Aznar-Botella no?

Chuan Che Tzú dijo...

Estimado Amigo Juanjo: No quisiera personalizar, porque los afectados por el parásito suelen, avergonzados, hacer ver que no lo están y que su comportamiento amable, atento y eficaz se debe a su propia forma de ser innata.

Esa familia que usted dice...¿es amable, atenta y, sobretodo, eficaz?