lunes, 22 de abril de 2013

La vida sigue igual...


Todo sigue igual. Fijaos, al final, en la fecha en la que se escribió este texto. No se si es para echarse a reír o para ponerse a dar patadas de desesperación...

"Hola amiguitos, niños y niñas, tú también, el niño de la cabeza grande (oh, por Dios, qué cabeza). Un amable lector nos aconsejaba hace unos días que no pidiésemos excusas por nuestros retrasos. Pero es que, cuando tenemos un retraso, nos preocupamos...lógicamente. 
Pero bueno, irregulares, como una menstruación dolorosa, regresan cíclicamente nuestras entradas. Y con ellas regresa la eterna pregunta de siempre:

¿Hasta cuando hemos de sufrir, Señor Nuestro, la dictadura férrea e inamovible de las grandes empresas?

Nunca hemos hecho política desde estas líneas. 

Sin embargo, creo que hoy por hoy podemos dar un mensaje diferente: a nadie le importa lo que hagan los políticos y otros de su especie mientras son las superempresas las que nos están dando pan y circo mientras toman decisiones por nosotros. 

Es cómodo. Pero ¿es neces...

...Bueno, perdonad, pero los párrafos precedentes los ha escrito mi hijo el pequeño (un chavalín de dos años) y como le hace mucha ilusión, no voy a borrar nada de lo que ha escrito. La dirección de este blog no obstante, no se hace responsable de las opiniones vertidas por sus colaboradores aunque las comparta y todo eso...¿dónde estábamos hoy?

Confusión, temor, incertidumbre. Hoy, en las puertas de una nueva era, observamos con asombro que el mundo entero (bueno, más bien la parte que nos toca) se vuelve añorante hacia ritmos, modas, voces, peinados y gustos del pasado...¿porqué?

Miedo. Eso es todo. Puro y simple temor a lo que ha de acontecer. (Una amiga nuestra nos señaló en cierta ocasión que también hay una buena dosis de falta de imaginación, merced a la cual resulta más fácil reinventar el pasado que hacer algo realmente nuevo.... “si mi madre hubiera sabido que los zapatos plataforma iban a estar de moda otra vez en el año dosmil” solía decir esta colega)

Buenooo, vaya vena reivindicativa que nos ha salido...en fin, lo que de veeeerdad quería deciros es que nada de lo que cualquiera os diga debería ser creído sin pasar por el filtro de la razón. Y por razón no quiero decir una lógica inamovible y exacta (que no es la humana forma de pensar) sino por ese algo difícilmente definible que, a veces, se llama “sentido común”. 

Pues eso, con un poco de sentido común (si se pudiese comprar en una tienda) espolvoreado por acá y allá, muchas cosas complicadas se verían en su estúpida sencillez y las cosas nos irían mucho mejor...y si no...pensad: 

¿para qué tenemos que ir con bañador a la playa?

o puestos a prohibir 
¿por qué en vez de prohibir circular a más de 100 km/h. se prohíbe fabricar coches que circulen a más de esa velocidad?

o ¿Por qué se sanciona al mal conductor en vez de premiar al bueno? (esa sí que me la se)

o ¿Por qué  se trata con tan absurdo servilismo a los cargos públicos? Si son nuestros empleados...¿a qué viene tanto privilegio?

o ¿por qué se prohíben determinadas drogas mientras existen establecimientos destinados al consumo popular de otras (amén de las ayudas de la UE al sector)?

o ¿por qué se arremete contra el tabaco cuando el alcohol es el responsable directo de muchísimas más muertes de personas que jamás habían bebido?

o ¿por qué la mayor parte de los jefes y cargos imponen su autoridad mediante la agresión, cuando conseguirían climas laborales más adecuados y eficaces mediante la recompensa y el elogio (y de una manera más fácil)?

o ¿por qué no se permite la bigamia o la poliandria en vez de penalizar el adulterio (de forma inútil, por cierto)?

o, ¿por qué cuando dos políticos se declaran la guerra, agarra la gente y va? ¿Por qué no aparece una barrera de sacerdotes entre ambos bandos de una batalla?

o, ¿por qué no miramos a nuestro alrededor a ver qué necesitamos realmente y dejamos de comprar supositorios con sabores?

Si lo que manda es el Mercado ¿Para qué cuernos queremos todavía pasaportes y fronteras?

o (rellénese a la conveniencia del lector, lectora o lectore....)

En fin, que es muy fácil hacer demagogia, pero sería muy hermoso inventar la forma de hacer que en vez de gruñir, PENSEMOS y en vez de subsistir, VIVAMOS. 


Besos".


(Adaptado de again with the blues, noviembre de 1999)

6 comentarios:

Carlos Galeon dijo...

Amigo Chuan, si supieras el terrible dolor de cabeza y la angustia que a mucha gente le produce el simple hecho de pensar en que debe de pensar, te habrías ahorrado casi todas las preguntas.
Por eso, manda el mercado y necesitamos, no sólo pasaportes, sino DNIs, tarjetas de crédito, tarjetas de la SS (Seguridad Social, ¡ojo!), tarjetas de vacunación antirrábica, etc.
Saludos y un abrazo.

maslama dijo...

me divierte eso del sentido común, ¿se supone que es común porque todo el mundo lo tiene, o porque todxs tenemos el mismo?

besos,

Chuan Che Tzú dijo...

Estimado Amigo Carlos: ¿Quién decía aquello de "líbrenos el Señor del funesto vicio de pensar"?


Pues eso. Es que es taaaan cómodo. Y puestos a no pensar, ni siquiera pensamos en que, no pensando, perdemos el derecho de quejarnos...
:(

Chuan Che Tzú dijo...

Estimada Amiga Maslama:

Igual fue Voltaire quien dijo que "el sentido común no es nada común". Y Eugene O`Neill añadió que "creer en el sentido común es la primera falta de sentido común"...

Luego... soy un insensato...

;)

Anastasio Prepuzio dijo...

Como decía un excelso profesor que tuve en la facultad, vivimos en la dictadura del dígito. Sí, DICTADURA.
Ha dado en la llaga, apreciado camarada, y eso, duele,,,
Un abrazo, amigo.

Chuan Che Tzú dijo...

Estimado Amigo Prepuzio:

Dictadura casi perfecta: disfrazada de "esto es lo necesario" y de "es lo que queremos" y de "por nuestro propio bien". Y adornada con nubes de "eres libre para elegir"...

:(