jueves, 14 de noviembre de 2013

Otra vez, en la noche...

Es de noche y estoy hecho polvo después de un día de mierda. Hay días de mierda, no he descubierto nada nuevo.

Ahí está mi cama. Mi libro. Mi madriguera...

De pronto, antes de cerrar los ojos, se me ocurre que...

...cometemos dos errores críticos al educar a nuestros hijos e hijas:

No les enseñamos a defenderse

A responder con firmeza y seguridad ante la agresión, la amenaza o la muerte. 

No les decimos que en el mundo hay seres con forma humana, que parecen personas, pero que intentarán matarles, violarles, esclavizarles, dañarles, mentirles, engañarles o destruirles. 

A ellos y a los suyos. 

Que nunca descubrirán el porqué. 

Que no pueden perder el tiempo intentando descubrir el porqué. Que lo que deben hacer es contraatacar. Que no existen las peleas limpias. Que los monstruos van vestidos con trajes caros y beben sufrimiento ajeno.

Tampoco les enseñamos a buscar, encontrar y conservar a las personas que merecen la pena

Seres Humanos, con forma humana, buena gente. Que quizá jamás imaginarías a primera vista.

Ni a aprovechar los raros momentos plenos que surgen cuando menos te lo esperas -como diamantes en el cieno de un río o níscalos entre la pinaza de un monte- y pasarán de largo, porque no hay vuelta atrás.


A ver si ésta noche me callo la cabeza y puedo dormir un rato...

8 comentarios:

Anastasio Prepuzio dijo...

Le aconsejo, mi buen amigo, que antes de acostarse piense en un pepino o en un unicornio vomitando arco iris,,,
En cualquier caso, me acerco al 'fotomatón' de la esquina a por un par de fotos,,,
He decidido matricularme a una escuela de taekwon-do.

Un abrazo.

Chuan Che Tzú dijo...

Estimado Amigo Prepuzio:

Hagalo. Me imagino que, jubilados a los 70, tendremos que ser capaces de defendernos de las hordas de jóvenes desempleados y sin educación que habrán hecho de las calles su territorio de caza. Para entonces, los unicornios vomitadores de arco iris serán, como los empleos con salario justo, pura leyenda...


...no obstante, la idea del pepino parece interesante... ;)

Juanjo Morcillo dijo...

Mucha razón tienes amigo Chuan Che...

No creo que fuera fácil tampoco que lo aprendieran, a defenderme aprendí por mi cuenta y a mi a veces aun me cuesta encontrar a gente que valga la pena, lo único fácil es distinguir a peces gordos vestidos de traje y que juegan con nuestras vidas, pero tampoco tenemos mucho acceso a ello...

En fin... que tiene usted mas razón que un santo y un placer volver a verle por estos lares :).

Chuan Che Tzú dijo...

Estimado Amigo Juanjo:

Es que llevamos demasiado tiempo contándoles que el mundo es un lugar rosa, blandito, cálido y lleno de amistosos personajes.
Yo quisiera que fuesen buenas personas. Pero eso no es incompatible con saber dar una patada en los huevos a tiempo al sujeto que acecha en un portal. O, ya puestos, a conocer a fondo sus derechos como consumidores o trabajadores. O....

En fin. Si sigo así, decididamente no dormire. Un saludo ;)

maslama dijo...

amigo Chuan, no estoy segura si eso que Vd. dice se puede enseñar o si es necesario aprenderlo, a base de golpes y pérdidas, en el curso de la vida. En todo caso, les enseñamos lo mejor que sabemos y podemos, eso seguro

besos,

Carlos Galeon dijo...

No te preocupes que ya se encargará la vida de hacerlo. Te aseguro que a mí nadie me enseñó y he aprendido mucho, sobre todo de los peores. Son los mejores maestros, ¡pero los más caros!
Saludos y un abrazo.

Chuan Che Tzú dijo...

Amiga Maslama:
Yo tampoco se si se puede enseñar o no. Seguro que hay formas mejores que el ensayo y error. Y aunque la vida es una maestra implacable, algunas lecciones no tienen vuelta atrás. Hacemos lo que podemos, seguro... pero probablemente eso también es mejorable.

Besos ;)

Chuan Che Tzú dijo...

Amigo Carlos:

Eso es lo que los padres de todo el mundo intentamos evitar a nuestros hijos: que la vida les de las hostias que nos ha dado a nosotros. Pero lo que me asusta es que la vida se reserva horrores mucho más allá de todo lo malo que nos haya podido pasar... Y mucho de ese horror tiene que ver con gente mala. Y mucho de ese horror no se puede evitar "no metiéndote por callejones oscuros" o "yendo con gente". Aunque uno sea pacifista, hay gente que está dispuesta a matarte. Sin razones.

Y perdone usted el pesimismo que me inunda en noviembre... ;)