sábado, 29 de junio de 2013

Grandes momentos de la Historia IX: El Maestro.


Socrates Louvre.jpg-Entonces,  querido Platón… si partimos de que la ignorancia es la madre de todos los vicios y de que el alma es una suma de inteligencia y carácter ¿cuál sería pues el Sentido de la Existencia?...

…a lo mejor quieres contarnos a todos el chiste, Zenón, para que nos riamos también…

…analizábamos el Sentido de la Existen… ¿te importa dejar de mascar en clase lo que sea que estés mascando, Alcibíades?...

…decía que la Existenc… ¡¡¡Antístenes!!! ¡¡Dame ahora mismo esa nota que le estás pasando a Epicuro!!... ¿Te importa ponerte en pie y leerla para toda la clase?... ¿Cómo que no? Ahora mismo te pongo un parte y te bajas al despacho del Arconte…  Ahora.  He dicho ahora mismo. Ya hablaré yo con tu madre…

…¿Por dónde estábamos? Sí, ya sé que paseábamos por el ágora, gracias por la aclaración, Zenón, ahora calla unos instantes… Si le reís las gracias no va a parar en toda la mañana…

...nos preguntábamos por el Sentido de la… no. Ahora no puedes ir al servicio, Meleto. No, no me importa que vayas a chivarte al Arconte. El Arconte me la pel… Disculpadme el lenguaje… ¿podemos proseguir con nuestra discusión?... No, no os voy a dejar estudiar ahora el examen de Oratoria, ya habéis tenido tiempo suficiente en casa… más bien analicemos el Sentid… ¿No sabes que está prohibido traer el móvil a clase, Critón? Déjalo sobre mi mesa, si eres tan amable. Tu madre podrá recogerlo en el despacho del Arconte…

…El Sentido de la Exis… ¿Qué pasa ahora Zenón? Caramba, te agradecemos  que compartas con nosotros tu amena observación acerca de lo apetitosa que está Clitemnestra pero… ¿No deberíamos ceñirnos al tema de nuestra discusión de hoy?...

¿, Platón? Vaya, qué bien. Me alegro de que hayas tomado nota de todo el Diálogo. Muy bien, eso está muy bien. Ahora, si no os importa…

Preguntábamos acerca del Sentido de la… Sí, Critón, yo también he escuchado el cuerno del recreo. Mañana quiero que me traigáis una redacción de un folio sobre… sí, Alcibíades, por las dos caras… sobre el Sentido de la Existencia…


…(Suspiro Profundo)… ¿Por qué no seguiría yo en el taller de escultura de mi padre, por Asclepio?

lunes, 17 de junio de 2013

Lecturas de primavera (invierno-primavera 2013)

Bueno, niños y niñas, humanos, animales e incluso algún que otro vegetal...

...a pesar de nuestro intenso y ardoroso cariño por esas cosas con páginas llenas de letras (y, a veces, grandes dibujitos que facilitan el entender de qué coño va la historia) que atesoramos en nuestras estanterías.. seguimos dando gracias al apartado “leídos recientemente” del ewook y vamos a ofreceros una somera revisión de las últimas novedades que hemos tenido ocasión de devorar desde la última vez que se nos ocurrió hacer una entrada similar -podéis echarle un ojo si pulsáis AQUÍ-. 

¿Que por qué? 

Pues porque sí. Porque mientras me he deslizado por todas estas páginas he encontrado malvados, gigantes, monstruos, amor verdadero, tesoros, aventuras, buenos, lugares desconocidos, crímenes, castigos, vacío infinito, terror, risas... Y si uno encuentra tantas maravillas, le entran ganas de compartirlas. No tiene sentido guardarlas para uno solo.

Igual a alguien le interesa... al fin y al cabo, El Manifiesto Gris es un lugar con aspiraciones. Un diminuto blog con ínfulas. Nos han dicho que, de mayor, quiere ser un catálogo serio o, quizá, Enciclopedia. O sea que...


Bueno... ahí va. Una vez más, sin chafaros los argumentos. El que quiera sinopsis, que se las curre. Odio las sinopsis. Si uno quiere saber de qué va, que se lea la novela, caramba. Que se interne en el territorio inexplorado, sin guía, sin armas y sin miedo... a ver si puede salir por el otro lado o se queda atrapado para siempre.

LECTURAS DE INVIERNO-PRIMAVERA

StalkerPicnic junto al camino, de Arkadi y Boris Strugatski. 
Ya he comentado en alguna ocasión que me resulta atractivo el pesimismo vital que tiñe a los autores de ascendencia rusa. Esa visión del mundo en la que el Ser Humano no es precisamente el centro y lo mejor que se ha inventado desde la leche condensada, mola. 
Hay peli, por cierto.

Visión ciega  de Peter Watts. 
Entretenido. Una vez más, una de esas novelas que te lees, te atrapa y resulta muy entretenida. Luego te la puedes releer, en verano, cuando no haces nada debajo de una sombrilla.

Profundidades, de Roderick Gordon y Brian Willliams. 
Segundo título de una saga juvenil amena de leer…pero tampoco especialmente digna de ser recordada una vez leída, caramba. La idea iniciada en Túneles es buena…pero no sé.

Nosotros, de Yevgueni Zamyatin. 
Una vez más, una de esas pesimistas reflexiones rusas sobre el futuro. Escrita en la remota antigüedad (creo que en los años veinte), resulta tan atractiva como Metrópolis. Casi se puede ver en blanco y negro. Muy curiosa y recomendable.

El hombre demolido, de Alfred Bester. 
Revisar clásicos de la ciencia ficción, escritos con imaginación y cariño en los años cincuenta, no deja de tener un cierto encanto. Mola la mezcla de ingenuidad con pesimismo con los que se abordan las visiones del futuro de aquellos años.

Amo del Espacio, de Fredric Brown. 
Se trata de una pequeña antología de cuentos de ciencia ficción, con una divertida mezcla de estilos, rarezas y humor. Recomendable.

El libro negro de los cuentos, de A.S. Byatt. 
Cinco cuentos que merece la pena descubrir. Difíciles de encuadrar. Inquietantes. Profundamente hermosos. Todo un descubrimiento.

Los ladrones de cuerpos, de Jack Finney. 
Con peli, con remake, con múltiples adaptaciones de la idea y, sin embargo, no igualan la frescura de la novela original. Qué cosas.


El Halcón Maltés, de Samuel Dashiell Hammett. 
Pues sí. Lo admito.No la había leído. Tanto oír hablar de ella, tanto Bogart y tanta leche y no la había leído. Y me la había estado perdiendo todos estos años, caramba. Se dice de ella que es un clásico y una obra maestra y, sí. Lo es. 

La casa en el confín de la tierra de William Hope Hodgson. 
Si no conocéis a W.H. Hodgson, os recomiendo que echéis un vistazo a novelas como ésta. Angustia. Opresión. Temor.  Todo de la mano de un maestro entre los maestros de la antigua novela de terror.

El castillo ambulante, de Diana Wynne Jones. 
Sorpresón. No he visto la peli japonesa -con nominación al Óscar incluida-, pero el libro es una pequeña y entretenidísima joya, llena de imaginación y fino humor. No me queda más remedio que recomendarla, si sois fanses o fansas de esas cosas que llaman “libros juveniles” (¿es una recomendación para la edad cronológica o para la edad mental?)

El amor en tiempos de los dinosaurios de John Kessel. 
Novela que te hace pensar, cuajada de inteligentísimos y bien resueltos ¿y si…?. Muy, muy recomendable.

Rito de cortejo, de Donald Kingsbury. 
Otra recomendable novela de ciencia ficción. Currada, original y entretenida. Me gusta mucho la gente que sabe ponerse de verdad en el pensamiento y la vida de “otros”. Aunque los otros sean inventados, el resultado es congruente, llamativo y, me repito, muy interesante de leer.

Los niños del agua, de Charles Kingsley. 
Encantadora novela clásica, con su moralina y su visión victoriana del mundo. Me divierte mucho lo  sencillamente horrorosas y terribles que pueden ser algunas visiones que, antaño, se consideraban “lecturas para niños”. Lo que quiere decir que, con los años, nos hemos vuelto de lo más blando, soso y edulcorado. 
Y mira que nos estoy comparando con la moralina victoriana ¿eh?

Dexter en la oscuridad y El oscuro pasajero, de Jeff Lindsay. 
No he tenido el gusto de seguir la serie de televisión, pero estas dos novelas sobre Dexter me han descubierto un personaje curioso…uno de esos de los que hacerse fan. Muy entretenidas. Y con un sentido del humor que me llega. Mucho.

Un talento para la guerra, de Jack McDevitt. 
Buenísima. No digo más. Ciencia ficción clásica en la escuela de Joe Haldeman y Heinlein cuando se ponen a contar batallas. Realista, divertida. Cruel.

Apartamento 16, de Adam Neville. 
Bueno. No sé. Engancha. Te anima a leerla hasta el final. Muchas de las descripciones e imágenes son atractivas e inquietantes. Algo falla en el conjunto. Quizá el intentar encorsetar la locura en algún tipo de trama que hay que vender…

El aliento de los dioses, de Brandon Sanderson. 
Es una novelita de fantasía bastante entretenida. 



Fablehaven de Brandon Mull. 
Otra pequeña sorpresa, curiosa de leer e interesante. Juvenil a tope, con un toque de advertencia que me mola: el mundo de las hadas no es cosa de niños. Precaución.

El cálculo de Dios, de Robert J. Sawyer.  
Otro descubrimiento. Interesantísima novela, reflexiva e inteligente. Y un autor que no conocía que ha resultado ser prolífico, adictivo y muy recomendable.

Del mismo autor:


Flashforward 
(No. Tampoco he visto la serie de televisión, pero la novela es, con mucho, muy recomendable de leer. No os la chafo.)

Starplex
Imagino que la serie de televisión o la película estarán al caer. Estos autores es lo que tienen. 
Sin embargo, me cuesta imaginar cómo se van a meter en una peli (salvo que sea muy buena) tantas reflexiones inteligentes. Vaya, que te hace pensar un montón. El tío es la leche, de verdad.

Homínidos. 
Primer volumen de una trilogía que, imagino, también pronto alguien pasará a la grande o la pequeña pantalla. Solo os dejo la pregunta ¿qué pasaría si, de pronto, nos encontráramos con una civilización Neardenthal?

Humanos
Segundo volumen. Y otra pregunta: ¿cómo sería ese mundo Neardenthal? 

Híbridos
Tercer volumen. Y otra pregunta, si la habéis leído: ¿a que mola?

Vuelta atrás. 
Lo mismo que las anteriores. Te descuidas en la primera página y luego no sabes cómo hacer para desengancharte y luego llegas al final…y quieres más…



Criptonomicón  de Neal Stephenson. Contiene los libros 
1 El código Enigma, 
2 El código Póntifex y 
3 El código Aretusa.
Novelazo. Pero novelazo. Divertido, brutal, interesante, barroco, inteligente. No se qué otros adjetivos añadir. Lo que si se es que ha sido también otro descubrimiento de la temporada y, caramba, muy enganchante.

Ciclo Barroco 1 (Azogue), de Neal Stephenson. Compuesta de tres subnovelas:
Azogue, 
El Rey de los Vagabundos y 
Odalisca
que son el primer tomo de una prometedora y extensa trilogía.
Pues eso. Un montón inclasificable de páginas de diversión, conocimientos, matemáticas, reflexión y algo que no se cómo calificar (¿novela histórica?¿fantasía?), pero que me tiene bastante enganchado. Recomendable, aunque no apto para lectores que busquen comodidad. En mi opinión, es alta literatura. Al nivel de un Umberto Eco -pero divertida- o de algunos clásicos de la novela picaresca. De verdad que me cuesta clasificarla.


Y eso es to, eso es to, eso es todo amigos, de momento.