viernes, 28 de octubre de 2011

El origen del Cosmos (Cosmogonía fácil)


(Ángeles Bianna).-
Según han declarado a nuestra revista expertos de sesenta y dos países satélites, dos macroempresas multinacionales y trece etnias tribales amenazadas, hoy en día existe una idea clara de cuál es el origen del universo y bastante certeza acerca de su finalidad y nuestro papel en el mismo. 
-El origen del Universo es claro -han dicho -pero como sabemos que puede haber, aún hoy en día numerosas personas que tengan las ideas confusas o poco claras y que estén dando crédito a las declaraciones del tal Eukelele (Ver Again with the Blues anteriores. Para nuestros nuevos lectores aclararemos que ese y no otro ha resultado ser el auténtico nombre de Dios), hemos decidido explicarlo de nuevo, para liberar a los pueblos del mundo de toda duda:
-El Universo es un proyecto empresarial de gran magnitud emprendido por la empresa “ACME” con la finalidad de dar origen -a través de una cuidadosa y planificada evolución destinada a convertir la materia en pensamiento y consciencia- a un gran grupo de potenciales consumidores de nuestros productos.-
-Puesto que la Nada no produce beneficios, decidimos embarcarnos en este proyecto de construcción cósmica para ver qué podíamos sacar del asunto -Declaró el famoso magnate naviero Kevin Melopasso.
-Lo más difícil, y lo que más dinero nos está costando -señala el director del proyecto, el ingeniero Dr. Tomás Ticando –es detener el proceso de evolución justo antes de la aparición del pensamiento y la consciencia; puesto que, obviamente, tales epifenómenos interfieren negativamente con la creación de consumidores. Merced a una afortunada casualidad, se nos ocurrió inventar el fútbol, que funciona muy apropiadamente para ese propósito-.
Interrogados respecto a por qué se han decidido ahora a romper el hermetismo que mantenían desde hace años, respondieron que -no podemos permitir que algunas personas, engañadas por las palabras de ese tal Eukelele, se dediquen a pasárselo bien, a vivir y a disfrutar de su tiempo, como si no tuvieran obligaciones más perentorias con la Empresa, en vez de esperar a la jubilación como niños buenos-.

(Revista "Again with the Blues" Nº 21 Enero 2000)

No hay comentarios: