miércoles, 29 de junio de 2016

Crónicas de un explorador de libros. Lecturas para el verano 2016...



Estimados niños, niñas, sujetos que preferís no decantaros por etiquetas, humanos, aliens y otras criaturas conscientes:

La balsa de troncos de palmera nos ha dejado en una playa rocosa, azotada por los vientos, coronada de junglas en el horizonte y a la sombra de un esplendoroso hotel en fase de construcción ilegal. No se ve a nadie en lontananza y hemos perdido todo nuestro equipaje, impedimenta y víveres. 

Esperamos con fervor que esto sea una playa nudista.

Aburridos, en restos de hojas de palmeras y otros detritus, nos hemos puesto a redactar la crónica de nuestras exploraciones. Desde alguna parte de la jungla, llegan los sonidos sordos de unos tambores. Mira qué bien. Nativos, probablemente amistosos, quizá hambrientos, civilización al fin y al cabo y con ella, la posibilidad de que esta crónica llegue a vuestras manos...

Como siempre, un aviso para navegantes: leer es extremadamente peligroso. 

Puede ocasionar ensoñaciones, dudas, carcajadas, vocaciones, pesadillas, escepticismo e incluso despertar una especial sensibilidad hacia lo bello y lo horrendo del universo en el que vivimos. En los libros que os mostramos a continuación hay monstruos, gigantes, brujas buenas, brujas malas, malas brujas, asesinos, poetas, soldados y guerreros, hay visiones de cosas que no han sido y de cosas que ya fueron, hay sangre, destrucción y dolor. Hay miedo, mucho miedo y paisajes que no se parecerán a nada que hayáis visto jamás. 
Nosotros hemos cruzado estos mundos y os hemos dejado señales. 
Pero no nos hacemos responsables de las cicatrices que queden en vuestras almas si os atrevéis a cruzar alguno de estos senderos. Nadie sale jamás indemne, ni llega al otro lado de un libro sin cambiar para bien o para mal. 

Y no os decimos nada si hablamos de las poesías...

En fin, que estáis avistados. A partir de este punto, avanzáis bajo vuestra propia responsabilidad.
Lo cual aplaudimos.

Desde nuestro último mensaje, estos son los lugares y territorios que hemos visitado: 

Resultado de imagen de fragmento de historia futura gabriel tarde 
Fragmento de historia futura, por Gabriel Tarde.

Merece la pena darse un paseo por este cuento largo o novela cortísima en la que este autor (conocido sociólogo, criminólogo y psicólogo de finales del siglo XIX y principios del XX) pone por escrito, con una divertida dosis de humor e ironía, buena parte de su avanzada, clínica y escéptica visión de la humanidad.




Resultado de imagen de el águila de la novena legiónEl águila de la novena legión, por Rosemary Sutcliffe.

Novela pasable (con peli incluída) que explora un tema ya visto por otros autores visitados en este blog. Es entretenida para pasar el tiempo un ratito. Y no, no es interesante que os molestéis en ver la peli, que es mala de narices y además se salta la historia por donde le da la gana, como parece ser costumbre.




Resultado de imagen de el brazo marchito thomas hardyEl brazo marchito y otros cuentos, por Thomas Hardy.

Poeta, novelista, tachado de obsceno y de inmoral por la triste sociedad de finales del XIX (casi tan triste como la de principios del XXI); los cuentos de esta selección nos han impactado por su extraña atmósfera, la terrible sensación que transmiten de que no somos más que pequeñas criaturas a merced de fuerzas que no podemos imaginar y que nos aplastan indiferentes. Merece la pena la visita.



Conan, por Robert E. Howard

Nada como una dosis de sangre, peleas, espadas y brujería para levantar el ánimo. El único, el indiscutible, el poderoso… Nos hace preguntarnos qué clase de hombre fue Robert E. Howard, qué extrañas añoranzas le movieron en los rápidos años de su breve vida.

Conan, el cimmerio, por Robert E. Howard

Otra recopilación de los relatos de Conan, organizados y convertidos en un “cuerpo de leyendas” por Lester del Rey, editor, escritor y profundo admirador de Howard. Diversión en estado puro, sin mezclas. Hay mil películas de Conan, pero con todo, no igualan la frescura y el salvajismo de estos cuentos. No os los perdáis.

Resultado de imagen de das boot 
Submarino, por Lothar Gunther

Autobiográfica novela sobre las experiencias de los marineros alemanes a bordo de sus submarinos en la segunda guerra mundial. Terrible, absurda, claustrofóbica… Hay peli, una peli viejuna que recordamos con mucho placer. Merece la pena visitar ambas


Resultado de imagen de la fabrica de hombres oscar panizzaLa fábrica de hombres y otros relatos, por Oskar Panizza

Merece la pena hacer una visita a los cuentos de este poeta y médico alemán de finales del XIX. Otro maldito, en sus obras atacó la sociedad y la religión sin dejar títere con cabeza. Acusado de blasfemo y quién sabe de qué más, acabó –era de esperar- en un psiquiátrico. A veces, ser poeta es una maldición, imaginamos. No dejéis de visitarle.




Resultado de imagen de los muchachos de la calle palLos muchachos de la calle Pal, por Ferenc Molnàr

Entretenida y encantadora novela, ultraclásico de la literatura juvenil (al parecer con varias adaptaciones al cine) escrita en torno a 1906. Muy evocadora, tierna y entretenida. Merece la pena el tiempo y la visita. Venimos comprobando últimamente que lo bueno, lo bueno-bueno, resiste sin temor el paso del tiempo. 90 añitos y se mantiene fresca y entretenida. A disfrutar.


 

La montaña mágica, por Thomas Mann

Con un punto de recelo (esperábamos un tocho vagamente pesado y denso) iniciamos la andadura por esta inmensa, profunda, espléndida novela y entendemos el porqué de todo un premio Nobel de Literatura. Especialmente indicada para lectores avanzados que deseen encontrar un espacio amplio y profundo para la reflexión, la filosofía, el humor sutil y la inteligencia. Repetimos: para lectores avezados.

Resultado de imagen de la historiadora elizabeth kostova 
La historiadora, por Elisabeth Kostová

También con cierto punto de recelo (nos imaginábamos otra cosa, otro tipo de literatura y de heroína de novela) iniciamos la lectura de esta historia y nos encontramos enganchados a una trama interesante, encuadrable dentro del género “de vampiros”, manejada con soltura y erudición, que destila un profundo amor por una tierra que nos gustaría visitar alguna vez. Muy recomendable.


Resultado de imagen de la ultima noche en twisted river 
La última noche en Twisted River, por John Irving

Otra sorpresa. Sin saber bien qué esperar, nos internamos en esta novela aparentemente sencilla, que se vuelve reflexiva y complicada conforme retrata varios años de la historia de una parte de los Estados Unidos. Engancha, claro está. Y dan juego las reflexiones sobre el proceso creativo de los escritores. Y pesa la sensación de profunda inutilidad de las acciones humanas sobre nuestros destinos inexorables. 




La brújula dorada, por Phillip Pullman

Releemos porque sí, con mucho gusto, la serie completa “La Materia Oscura”, recordando cómo nos gustó en su día Phillip Pullman como autor con mucha imaginación, inteligente, capaz de ir un poco más allá en las novelas de aventuras, rozando el “no aptas para menores”. No podéis perdérosla.

Hay peli, pero se queda al principio de la trilogía y, aunque visualmente está muy bien (es debilidad lo que tenemos por Nicole Kidman)…entrad en estos libros y descubriréis que es infinitamente mejor y que nunca se podrá poner en una pantalla todo lo que en ellos se cuenta.


Resultado de imagen de la materia oscura philip pullmanLa daga, por Phillip Pullman

Segundo volumen de la trilogía. Alucinad y disfrutad.


El catalejo lacado, por Phillip Pullman

Y tercero, se acabó…cachis la mar…menos mal que se puede releer. No os la perdáis.


Resultado de imagen de aranmanoth 
Aranmanoth, por Ana Mª Matute

Poética y hermosa novela corta (cuento largo) de esta autora española a la que deberíamos visitar más a menudo.

Resultado de imagen de la llamada de lo salvaje jack london 
La llamada de lo salvaje, por Jack London

De cuando en cuando, nos gusta leer a Jack London. Claro, crudo, lírico, como su propia vida. Hay que leer a Jack London y mandar a la mierda todas las películas que se han hecho sobre sus libros y cuentos. Hay que leerlo, caramba. Ya estáis tardando.

 




El club Dumas, por Arturo Pérez Reverte

Segunda novela que nos hemos leído jamás del maestro Arturo. Con peli (de Johnny Depp, si no recordamos mal). Muy entretenida. Muy adictiva. Ea, reconozcámoslo, el señor Pérez Reverte escribe muy claro, y muy bien y yo creo que cuando se le critica ácidamente, en el fondo es pura envidia. Leeremos más.






El hombre que pudo reinar, por Rudyard Kipling

Resultado de imagen de el hombre que pudo reinarCuento largo de este autor británico, premio Nobel de literatura también y, si lo leéis, entenderéis el porqué. Aprovechamos una vez más para dedicar un caluroso hurra a esos traductores y traductoras que, calladamente, nos ponen ante los ojos piezas tan disfrutables como este cuento.

Tiene peli, por cierto, de las que uno no puede perderse con esos Sean Connery y Michael Caine absolutamente sublimes.

Resultado de imagen de el judío errante 

El judío errante, por Cesar Vidal

Otra sorpresa. Entramos un poco por curiosidad por la novela de este autor madrileño y nos encontramos una historia atractiva, de profunda erudición, que nos ha tenido enganchados hasta el final. Recomendable.







Resultado de imagen de sleepy hollowLa leyenda de Sleepy Hollow, por Washington Irving

Diez millones de adaptaciones al cine, a la animación, y a no sabemos qué mas de este clásico cuento largo de Washington Irving no superan la elegancia, la capacidad evocadora, el fino humor y la clase del relato original. Obligatorio.



Resultado de imagen de chocolat peliculaChocolat, por Joanne Harris

Otra novela con peli (que no hemos visto). Nos ha resultado entretenida, y ligeramente adictiva. Aunque no se trata de nuestro género favorito, da buen rollo. Nos da la sensación de que a muchas chicas les va a encantar.






Resultado de imagen de las brujas de salem arthur miller 
Las brujas de Salem, por Arthur Miller

Una vez más, dedicamos un poco de tiempo a leer en voz alta algo de teatro. Mola mucho. Es divertido. La obra es profunda, muy atractiva y, desde luego, demuestra una fina inteligencia y una visión descarnada, pesimista de las sociedades humanas. No habíamos tenido el placer de leer nada del señor Miller. Error corregido.



Resultado de imagen de lagrimas de luzLágrimas de luz, por Rafael Martín Trechero

Una sorpresa. Novela de ciencia ficción escrita en los años ochenta que nos sorprende por su calidad, por la originalidad de su propuesta, por el profundo cariño que demuestra (y despierta) hacia la poesía y la literatura. Muy adictiva y desde luego super recomendable. Es difícil encontrarla en las librerías porque anda descatalogada. Pero seguramente en una buena biblioteca podréis hallarla y si no, os tendréis que conformar con su versión digital (lo cual es una faena para aquellos de nosotros que necesitamos poseer, tocar y oler algunos libros). No os la perdáis.


Unicornios sin cabeza, por Rafael Martín Trechero

Enganchados por la obra anterior, conseguimos esta antología de relatos y nos zambullimos de cabeza a disfrutar. Los cuentos son más que buenos, buenísimos. Originales, bien escritos, inteligentes y muy disfrutables.


Son de piedra, por Rafael Martín Trechero.

Esta sí que hemos podido conseguirla en papel (ha sido un regalo de nuestra otra mitad). Y lo dicho: una colección de cuentos muy amena, adictiva, inteligente y original. No dudéis en visitarlos si tenéis la ocasión.


Resultado de imagen de un día de colera reverteUn día de cólera, por Arturo Pérez Reverte

Y volvemos a atacar al amigo Arturo, adentrándonos en una obra casi periodística, currada, estremecedora en algunos momentos al poner nombre, apellidos y vida a tantos, tantísimos muertos de nuestro pasado. Resulta hipnótica y no hemos podido dejarla hasta el final, aunque puede requerir cierta experiencia como lector avanzado. Ya lo hemos dicho: Reverte escribe muy bien. Claro. Rotundo.


Resultado de imagen de el paseo robert walserEl paseo, por Robert Walser

Un pequeño cuento largo o novelilla super corta, escrita por un poeta suizo de principios del siglo XX que destila un fino humor, una profunda sensibilidad y una visión lúcida e inteligente del ser humano. Lógico que el autor también terminara sus días en un psiquiátrico. No sabemos qué nos ha pasado en esta tanda de recomendaciones, pero hemos empezado a encontrar una pauta entre sensibilidad, inteligencia e internamientos psiquiátricos y suicidios que dice mucho acerca del mundo donde estamos viviendo y de lo peligroso que puede llegar a ser ser un Poeta…


Resultado de imagen de los cañones de navaroneLos cañones de Navarone, por Alistair MacLean

Novela bélica. Con película super ultra mega clásica (que no hay que perderse). Es entretenida y reúne todas las convenciones del género. Se pasa bien. Tampoco es una cosa que… en fin. Si no habéis leído nunca nada de género bélico, pues podéis entrar sin miedo. Pasaréis un ratito entretenido. Nada como leer sobre la guerra para pasar el ratito tumbado en una hamaca en verano, disfrutando del fresco.


Resultado de imagen de la rosa de alejandría 
La rosa de Alejandría, por Manuel Vázquez Montalbán

Tras muchos años, visitamos de nuevo a Manuel Vázquez Montalbán. Y, como antaño, nos envuelve, nos atrapa, nos entretiene. Nos gusta mucho este autor. En sus novelas de Pepe Carvalho han creado un personaje con vida propia, autónomo, pesimista y descreído; y un retrato de ciudades y épocas que mucha gente de nuestra quinta puede recordar como si fueran fotos granulosas de un periódico perdido. No es recomendable si estáis buscando alegría y buen rollo. No lo hay.




Ala de dragón, por Margareth Weis y Tracy Hickman

Y con esta obra iniciamos nuestra visita a la serie “La Puerta de la Muerte” del dúo formado por Margareth Weis y Tracy Hickman, autores que llenaron nuestra juventud con las aventuras de elfos, enanos, gente y demás criaturas con sus Crónicas de la Dragonlance y muchas otras que aun tenemos por nuestras estanterías. Convertidos en una auténtica franquicia comercial de juegos de rol, novelas y demás mercadotecnia, Weis y Hickman se distinguen de muchos otros porque son buenos. Muy buenos.

Alucina la capacidad enorme de trabajo, la imaginación desbocada, el gusto por el detalle y la verosimilitud, la creación de personajes ambiguos y simpáticos y sobre todo su enorme capacidad para engancharte y que no puedas dejar de leer, pidiendo más y más…


La estrella de los elfos, por Margareth Weis y Tracy Hickman

Y es lo que nos ha pasado con esta serie escrita allá por los lejanos años noventa…


El mar de fuego, por Margareth Weis y Tracy Hickman

…de la que vamos por el tercer tomo y nos quedan cuatro más. Lo dicho: enganchados….


Hasta aquí nuestra crónica. A cambio de unas cuantas conchas y de la entrega de nuestro cuerpo a sus libidinosos apetitos (ea...no nos quedaba ni el taparrabos), los simpáticos nativos -con risitas disimuladas- han accedido a llevar nuestro legajo hasta la misión más cercana. 
Ante  nuestro pasmo, se lo han dado al chófer de un autobús que, al parecer, llega todos los días y comunica esta playa con Albacete capital. Así que seguro que lo estáis leyendo.

Pero, amigos, vecinas, y demás... si habéis sido capaces de llegar hasta aquí, os merecéis un premio. Algo muy especial.
Y de nuevo, para todos vosotros, vosotras y vosotres... POESÍA.

De la mano de la mitad de nuestro entero ser, ahí va una cuidadosa selección de esos escritos que pueden cambiar una vida si no se manejan con cautela y precaución:



                                             “De repente ,Música , sin saber la razón última… Necesité sentirme tu espejo”

                                                                                                                                                ( A.L.S)


Poesía, música, belleza,  y poesía… Tan inusuales y a la vez tan cotidianas…

Volvemos a presentaros (humildemente)  unas breves  propuestas interesantes del Universo poético.


Por cierto, si alguien busca en el diccionario, la palabra poesia viene del griego ποίησις, y uno de sus significados es “dar a luz” (curioso, ¿verdad?). 


En la miscelánea del mundo poético nos detenemos esta vez en unos poetas americanos  y un poeta checo. Todos del siglo XX. 

Empecemos por los poetas estadounidenses Ezda Pound y Alfred Corn . Y acabemos con el gran poeta checo  Vladimir Holan.


Feliz verano y confiaros a los poetas. 
Un poeta, creo yo, no puede ser una mala persona. 



                                                             EZRA POUND


Nacido en el siglo XX. Es el germen de la poesía  heredera del mismo Homero, Confuncio y Dante, ya que aunque americano de nacimiento, este poeta se enriqueció gracias a sus estancias en Italia sobre todo, de donde me parece que se empapó de la  tradición renacentista. Algunos de sus poemas recuerdan a la poesía trovadoresca, incluye palabras en griego y latín y hace continuas referencias a la mitología. Por ello es una poesía elegante, contenida, que no interroga a quienes la leemos. Pero capaz de romper con la métrica tradicional y atreverse a usar el verso libre ya desde sus inicios. Ello le valió la crítica en EEUU y a la vez la admiración de los poetas que empezaban, entre ellos los de la generación beat. Como tantos otros, y después de grandes inestabilidades personales, murió en un psiquiátrico, en Italia.

He aquí uno de sus poemas que más me han gustado (en inglés suena música, me resisto a buscar la traducción) 


               See, they return; ah, see the tentative

                         Movements, and the slow feet,

                         The trouble in the pace and the uncertain

                         Wavering!



                    See, they return, one, and by one,

                    With fear, as half-awakened;

                    As if the snow should hesitate

                    And murmur in the wind,

                                   and half turn back;

                    These were the "Wing'd-with-Awe,"

                                   Inviolable.



                    Gods of the wingèd shoe!

                    With them the silver hounds,

                                   sniffing the trace of air!





He aquí un ejemplo más:



Ven, apiadémonos de los que tienen más fortuna que nosotros.

Ven, amiga, y recuerda

 que los ricos tienen mayordomos en vez de amigos,

y nosotros tenemos amigos en vez de mayordomos.

Ven, apiadémonos de los casados y de los solteros.

La aurora entra con sus pies diminutos

 como una dorada Pavlova,

y yo estoy cerca de mi deseo.

Nada hay en la vida que sea mejor

que esta hora de limpia frescura,

 la hora de despertarnos juntos.




Y por último, recogido de su libro The Cantos, otro ejemplo (Este libro,  distribuido en Cantos o cantares lo tomó prestado del Cantar del Mío Cid al que consideraba una verdadera cima de la épica mundial):

                                                          Cantar I



Y entonces descendimos a la nave

Pusimos rumbo a las olas, nos deslizamos en el mar divino

E izamos el mástil y la vela sobre la nave oscura

Ovejas van a bordo junto con nuestros cuerpos

Deshechos en llanto, y el viento sopla a popa Impulsándonos a través de las

hinchadas velas,

De Circe es la nave, la diosa bien peinada.

Entonces nos sentamos en el puente, con el rumbo fijo,

Y así, con vela tensa, bogamos hasta el fin del día.





(Es fácil detectar la influencia de Homero, ¿verdad?


Podréis leer su obra casi completa a través de los archivos PDF que Muestrario de Poesía pone a disposición del lector que quiera consultarlos gracias a una colección digital gratuita que se difunde por  Internet)




  

                                                                   ALFRED CORN


Nacido en Estados  Unidos también, y más joven que el anterior, vive todavía y pertenece a la vanguardia literaria estadounidense. 
Por lo que he leído tiene afinidades con el anterior, puesto que también se empapa de la tradición mediterránea. 
El poemario que he leído, Rocinante ofrece un recorrido cronológico por casi cuarenta años de trayectoria poética. Su título es, a la vez, un homenaje a Cervantes y una hermosa metáfora del cuerpo, en la que el rocín viejo y flaco, fiel montura del hidalgo, se identifica con la dimensión física del ser humano: En una entrevista que le hicieron dice: “Concibo la experiencia humana (al menos cuando ésta se vive de forma consciente) como una peregrinación. Geográfica, pero también una peregrinación a través del tiempo y de varias fases de evolución psicológica y espiritual. Don Quijote de la Mancha fue el primer clásico español que leí, una obra maestra que dejó en mí una impronta imborrable”.

Me parece encantadora y a la vez triste la visión de un peregrino. Pero… ¿No somos todos peregrinos en busca de algo que no podemos entender bien? Os propongo la lectura de estos poemas, cuyo lenguaje es muy sutil, reflexivo, introspectivo, no sé. Leed y a ver qué os parecen (En la página web poets.org podréis encontrar muchos de sus poemas):



Habiendo parado en un hotel, una habitación al arbitrio del fin.

Todo encuentra margen

en zonas sombreadas –mar, amor, tiempo pasado.

El diario podría servir como un ancla,

un registro de hechos  en la más densa vaguedad.

Así fue, excepto por las omisiones, concesiones

para el tacto, ensueño, forma; y el canturreo

del detalle persistente, cambios, azules eléctricos y platas

–el modo en que después encuentras

un hilo en una textura que no parece otra cosa

más que rompecabezas y telarañas.

¿Me hospedaría

de nuevo en aquella habitación? Las pruebas del pasado

se lavan allí todavía, un manuscrito atestado

de cambios, serpenteado de supresiones.

Alguien se detiene, colocando una mano en la plateada

perilla de la puerta, intentando recordar con precisión.

Pero el instinto, rehusándose a una última

revisión, aguarda y deja la puerta entreabierta.

El océano dice que el pasado es un proyecto

con segunda parte



Sobrevives, diste cabida

a los milagros, y nada se transformó.

Tu mente, un día frío, las colinas

aferradas al escenario.

 Sólo ante las apariencias eres sabio.

Las das por hecho, desórdenes

heredados al ser humano, clínicamente nombrados, cada uno

un oasis, posiblemente un espejismo, señalando

un lánguido horizonte. Añejas avenencias y una naturaleza

reconciliada nos culpan de los errores del espíritu.

Vacilas en el siguiente paso, una costumbre

contagiosa como un resfriado, el sujeto forzado

a quedar mentalmente puertas adentro, luz apagada

la nieve devela los contornos, multiplicando

probabilidades hasta que tu ánimo mude.

¿Me reconocerías si portara otro atuendo,

quieto reflejo, tú allí, sin intención

delictuosa, que, pura e imparcial,

arruine lo que tocas? El teatro de la vida no se representó

en un templo, tus premisas monótonas, prosaicas,

propias de un mudo espectáculo, las estratagemas,

trucos de la actuación y la diplomacia.

Quise llevar vida a mis labios como

si fuera agua pura –y tu mano intercede.







                                
                                                                      VLADIMIR HOLAN

Poeta checo nacido en Praga en 1905, y como poeta que se precie, parece que "Sin oficio ni beneficio”. Aunque sus primeros años transcurrieron en el campo (como nuestro querido Miguel Hernández) a partir de los quince años se estableció en Praga, donde desempeñó varios oficios. Viajó por Italia  y publicó los primeros poemas.  la ocupación nazi fue unos de los principales motivos para que el poeta expresara su dolor de patriota en sus versos, razón por la cual fue condenado al silencio público durante quince años. Qué vulnerables son las palabras, ¿verdad?  y qué misteriosos peligros encierran…

Actualmente parece que es considerado por la crítica como el  más importante de los poetas checos, con obras tan importantes como "Un gallo para Esculapio",  "En el último trance" y "Abismo de abismo".

De este último poemario os he escogido algunas muestras que me han gustado.

A pesar de que su obra fue premiada internacionalmente y reconocida en su país tardíamente, nunca abandonó su encierro hasta su muerte, ocurrida en Praga en el año de 1980.



                           Cuando llueve en domingo y tú estás solo...

Cuando llueve en domingo y tú estás solo,
completamente solo,
abierto a todo, pero no llega ni el ladrón
y no llama a la puerta ni el borracho ni el enemigo;
cuando llueve en domingo mientras tú estás abandonado
y no comprendes cómo vivir sin cuerpo
y cómo no vivir puesto que tienes cuerpo;
cuando llueve en domingo y, solo, no eres más que tú,
¡no esperes ni hablar contigo mismo!
Entonces el ángel es el único que sabe
lo que hay encima de él,
entonces el diablo es el único que sabe
lo que hay debajo de él.

El libro sostenido, el poema al caer...




 

                                                    De noche

Durante la ausencia de la mujer amada
las tinieblas, totalmente enloquecidas, se apoderan de sus
                         piernas,
se deslizan en los zapatos de hielo
y empiezan a bailar desde tu cama
hasta la inmensa sala del insomnio...

Los zapatos suenan, dan vueltas, patean, retozan
sin piedad, abiertamente, y eso dura
y se sienten bien, bailan sin duda el uno con el otro.

Tu amor sin fe sólo les ayuda
de los celos al adulterio.
Los oyes toda la noche, y más y más te hielan,
y no empiezan a fundirse hasta el momento
de volver hacia ti...







No me resisto a terminar mi propuesta con otro grande americano, esta vez del sur del continente. Tan querido para mí como mis profesores de la juventud:  

Resultado de imagen de mario benedetti     Mario Benedetti