lunes, 2 de mayo de 2011

El Manifiesto Gris (y sesenta y seis)

Nuestro gobierno ha cruzado varias líneas impensables, ha abierto varias cajas de Pandora que nunca debieron ser tocadas:

Propuestas para la acción


La democracia ha sido herida. Los gobiernos no representan a quienes les eligieron. Un pequeño número de grandes empresas controla la alimentación, la sanidad y la energía.


Ha roto acuerdos pactados, no sólo congelando, sino reduciendo el sueldo de los funcionarios del estado. Cuando uno rompe un contrato no se considera una medida excepcional, sino un delito tipificado.

Ha usado al ejército contra los trabajadores, decretando un "Estado de Alarma" para obligar a volver al trabajo a unas personas que defendían sus derechos; empleando además toda la fuerza de los Medios de comunicación para criminalizar la defensa de unos derechos laborales...

Piensa recortar gastos y privatizar servicios que por su caracter de derechos básicos deben ser gratuitos para todas las personas. Nuestros padres y nuestros abuelos lucharon y murieron para conseguirlos y ahora nos los van a robar otra vez.

Me cuesta concebirlo y, en realidad, no tengo ni idea de cómo reaccionar ante quien tiene el poder, las armas y la soberbia. Me opongo a toda forma de violencia.

Sin embargo...



Crear consumidores es una acción deliberada. 
Convertir el consumo en costumbre, en religión fue un acto diseñado desde una mesa. 
                                                                                   Pero los consumidores también tenemos poder.  

Se me ocurren algunas ideas para usarlo.

Se basan en la coordinación de actuaciones que puede llevarse a cabo por internet y las diversas redes sociales.

Se basan en el aviso previo, por escrito, inundando los correos ordinarios y electrónicos de las empresas objetivo con las cartas de los usuarios en las que se explica lo que se desea y lo que se hará si nuestras solicitudes no son atendidas.

Se basan en la idea de que, incluso para un banco o una oligárquica compañía de suministro de energía, la posibilidad de perder de golpe 10000, 20000 o 40000 clientes (o muchos más si las iniciativas prosperan) no es algo que puedan ignorar alegremente.

Se basan en actuar YA.

Acción 1. Contra las subidas de precios de las compañías eléctricas.
Paso primero.

Todas las personas interesadas en esta sugerencia pueden coger la carta anexa o un escrito similar y remitirlo a la siguiente dirección

IBERDROLA
Sede Social
Cardenal Gardoqui, 8.
48008 BILBAO

y también a esta otra:

“Estimados Señores. Como cliente y usuario de su empresa, considero que el actual régimen de precios que mantienen sobre la energía eléctrica que consumimos en nuestros hogares es abusivo, caro e injustificado. Ustedes son plenamente conscientes de dicha situación de abuso. Por ello considero que debo anunciarles que si antes del próximo día (se deja un plazo de 30 días para coordinar la acción. La fecha se ajusta y pacta desde las redes sociales. Por ejemplo, el 15 de septiembre de 2011) no han modificado sus actuales tarifas reduciéndolas en al menos un 25%; procederé a solicitar la baja como cliente de su empresa y a contratar los servicios de otra compañía. Atentamente. Firmado.”


En la fecha señalada todos los participantes en el evento nos daremos de baja simultáneamente en la empresa (en el ejemplo, Iberdrola) y nos daremos de alta en una compañía rival previamente acordada (por ejemplo, Endesa).
Esta acción puede repetirse las veces que sean necesarias para conseguir el cambio de las tarifas.

Acción segunda.
Para conseguir mejores condiciones bancarias.

Exactamente igual. Se elige un banco. Se decide una fecha a uno o dos meses vista. Se remite un escrito solicitando mejores condiciones, hipoteca más barata y menor interés en los préstamos a las siguientes direcciones:

Formulario corporativo de contacto del Grupo Santander:

y a
Santander Factoring y Confirming, S.A., E.F.C.
Domicilio: Ciudad Grupo Santander. Avda. de Cantabria, s/n - 28660 - Boadilla del Monte (MADRID).


“Estimados Señores. Como cliente y usuario de su entidad, considero que el actual régimen de condiciones que mantienen sobre el dinero que ganamos es abusivo, caro e injustificado. 
Ustedes son plenamente conscientes de dicha situación de abuso. 
Por ello considero que debo anunciarles que si antes del próximo día (se deja un plazo de 30 días para coordinar la acción. La fecha se ajusta y pacta desde las redes sociales)no han modificado sus actuales condiciones de intereses sobre nuestros ahorros, reduciendo el precio de las hipotecas y los préstamos en al menos un 25%; procederé a solicitar la baja como cliente de su entidad, rescindiendo todas las cuentas y servicios que sea posible y a contratar los servicios de otra entidad. Atentamente. Firmado.”

En la fecha señalada, trasladamos nuestras nóminas, nuestros ahorros y todas las operaciones que podamos a otra entidad bancaria.

¿Qué pensáis que podría suceder?

Acción tercera: ¿Qué sucedería si, de golpe, todos solicitamos el cambio de número a otra compañía?

El proceso es el mismo que el anteriormente expuesto:

Se remite escrito a nuestra compañía de teléfonos. Por ejemplo, Movistar

Fax de reclamaciones:
680 017 355 

Reclamaciones de móvil (pulsad AQUÍ)
o a esta dirección:

Telefónica de España: Apartado de Correos 46.155 - 28080 Madrid.


“Estimados Señores. Como cliente y usuario de su compañía, considero que el actual régimen de condiciones que mantienen sobre los servicios de telefonía e internet es abusivo, oscuro, caro e injustificado. 
Ustedes son plenamente conscientes de dicha situación de abuso y la mantienen, dificultando en lo posible el contacto y la reclamación de sus clientes. Igualmente tengo entendido que, pese a los beneficios obtenidos con dicha política de abuso y latrocinio, están ustedes dispuestos a reducir plantilla y a echar a la calle a miles de trabajadores.
Por ello considero que debo anunciarles que si antes del próximo día (se deja un plazo de 30 días para coordinar la acción. La fecha se ajusta y pacta desde las redes sociales)no han modificado sus actuales tarifas reduciéndolas en al menos un 25%; si no anuncian medidas de recorte y limitación de los escandalosos sueldos de sus directivos y si no se anuncia que no se piensa proceder a ningún despido de trabajadores; procederé a solicitar la baja como cliente de su entidad y a contratar los servicios de otra compañía. Atentamente. Firmado.”



Llegada la fecha, procedemos a solicitar el traslado de número a otra compañía, por ejemplo Simyo.

¿Qué podría pasar?

Acción cuarta. ¿Qué podría pasar si un montón de personas diésemos ordenes a nuestros bancos de devolver los recibos de la luz un mes? (aunque los paguemos al mes siguiente) ¿Podrían las compañías asumir el agujero? ¿Podrían actuar contra 10.000, 20.000 o 30.000 morosos?

Gracias a la red social, sería muy fácil coordinar este tipo de acciones. La desobediencia civil podría cambiar algunas cosas que no nos gustan. Se me ocurren ideas peores...¿y a vosotros?

Se me ocurre que el tiempo de hacer algo ya ha llegado.

No hay comentarios: