martes, 11 de agosto de 2015

Lecturas para el verano 2015. Diario de Crisófilax B., explorador de libros. El retorno tras el regreso a la vuelta.

Amigos y vecinos, niños, niñas y personas que prefieren otras definiciones, ocasionales lectores de este blog:
 
Es cierto e inexcusable: ha pasado un montón de tiempo desde la última vez que pudimos haceros llegar noticias de nuestras exploraciones.
No hay excusas.
Ni los tifones, ni los asaltos de tribus hostiles, ni la creciente presión fiscal, ni la estafa mundial, ni el robo de libertades y derechos, ni la enfermedad deberían haber sido un obstáculo para haceros llegar nuestras noticias.
Es cierto que han pasado muchas cosas (y lo que te rondaré,  morena); terribles unas, gozosas otras. Es cierto que hemos vadeado una época de profundos cambios personales y de acontecimientos sorprendentes. Pero hemos seguido leyendo, caminando por senderos extraños, inusitados y apenas hollados (todo esto sin GPS).
Hemos incumplido nuestra autoimpuesta obligación.
 
De modo que, solicitando vuestra clemencia, hemos puesto en la pata de una paloma este legajo y la hemos lanzado hacia el cielo, con la esperanza de que os llegue pronto.
El pobre animal ha caído en picado siete pisos, ha aterrizado en el suelo con un sonido en todo igual al despanzorrarse de un melón pasado y nos ha mirado con profundo reproche.
Luego, paloma al fin y al cabo, ha comenzado a alejarse caminando tristemente, rumbo a vosotros, inexorable. Más os vale que tengáis el coche en un garaje.
 
Si todo sale bien, estaréis leyendo esta lista:
 
Cuernos, por Joe Hill.
Ha sido un descubrimiento este autor, muy entretenido y ameno, muy adictivo. Después nos hemos enterado de que, parece ser, que se trata del hijo de Stephen King. De casta le viene al galgo.

Mola. El libro, al parecer, tiene una película también.
Disfrutable.

Ángeles de acero, por Nicholas Prata

 Novela histórica que relata de forma pormenorizada (un poco pesada incluso) el sitio de Malta por los turcos y la defensa que los caballeros cristianos hicieron de la isla. Uno de esos episodios absurdos que personalmente, nos cuesta comprender.
La guerra, por muy heroica que se presente, no deja de ser una salvajada sin sentido. Para interesados en la estrategia, las armas y la historia bélica…

Fantasmas, por Joe Hill.
Ya hemos comentado antes a este autor. Y sí, el tipo tiene oficio y se deja leer con mucho interés. Adeptos irredentos de los cuentos de miedo, aquí tenemos otro amigo.
 
 
 
 
 
 
 
Hiroshima, por John Hersey.
Estremecedor reportaje, en su momento ganador de varios premios y posteriormente convertido  en un libro.
Ahora que se cumple el 70 aniversario de aquel crimen, horroriza el paseo por la destrucción, la muerte y –también hay que decirlo- el coraje y la voluntad de supervivencia de las personas. Personalmente, nos gustaría muy mucho ver juzgados y encarcelados por crímenes contra la Humanidad a los autores de esta atrocidad.
Sigamos soñando.
Ángeles en la nieve, por James Thompson
Estupenda novela negra. Entretenida, bien construida, que muestra una imagen desoladora pero interesantísima de la vida en Finlandia. Muy recomendable.
 
 
 
El séptimo secreto, por Irving Wallace.
Novela pasable de historia ficción. Entretenida, un punto intrigante. Vale. Se pasa bien el rato.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Primera agencia de mujeres detectives, por Alexander Mc Call Smith.
Divertida, tierna, inusual, entrañable novela. Muy original (y no queremos chafaros nada) y absolutamente adictiva, la protagonista de esta serie de novelas es uno de los personajes más curiosos y adorables que hemos tenido ocasión de conocer. Sorprende, nos sorprende, que el autor sea un hombre.
Si lo leéis, sabréis porqué.
Primera Agencia de mujeres detectives 2 Código de conducta para chicas guapas. Por Alexander Mc Call Smith.
Lo dicho. Hace que uno quiera más. Y más.
Primera Agencia de mujeres detectives 3, Escuela de mecanografía para hombres. Por Alexander Mc Call Smith.
Será cuestión de conseguir pronto otra remesa. De veras que sí.
 

Testamento Mortal, por Donna Leon
Le echamos un ojo a esta serie de novelas, también por culpa de una serie de televisión. 
El comisario Brunetti es un personaje interesante, policía en Venecia.
Aunque la novela es muy entretenida (y la serie también), en nuestra nada humilde opinión, se nota que la serie es alemana y la autora norteamericana.
No consigue resistir la comparación inevitable con el italianísimo amigo Montalbano.
 Ea.
 Lo que no quita que sea una novela recomendable. Para pasar un buen rato en la playa uno de estos días...




Harry Potter y la  Piedra Filosofal, por J.K. Rowling.
Comenzamos –como teníamos  prometido- nuestra nueva visita al universo de J.K. Rowling y su Harry Potter.
Tenemos amigos aficionados a la lectura que, por asombroso que parezca, aún no se han internado en las páginas de esta aventura.
Supongo que por aquel prejuicio intelectualoide que mucha gente tiene contra todo lo que se convierte en un fenómeno comercial y una máquina de hacer pasta.
A nuestro entender, Harry Potter es directamente responsable del desarrollo del gusto por la lectura en millones de jóvenes y eso ya vale algo.
Y, además, eso es por algo.
Si sólo habéis visto las pelis, no sabéis ni la mitad de la historia. Hay  que leerlas.
No sólo recomendable, sino casi obligatorio.
No os dejéis guiar por delirios culturetas y lanzaos a disfrutar de la aventura en estado puro.
El propio Stephen King hace esta apreciación: historia en estado puro.
 
Seguimos con los restantes títulos de la serie:
Harry Potter y la cámara secreta
Harry Potter y el Prisionero de Azkabán
Harry Potter y el Cáliz de Fuego
Harry Potter y la Orden del Fénix
Harry Potter y el Misterio del Príncipe
Harry Potter y las reliquias de la muerte
gozando cada uno de ellos como la primera vez. Y es que la señora Rowling sabe hacerlo.
Sí señor.
 
James Potter y la encrucijada de los mayores, por George Norman.
Un poco por casualidad encontramos a este autor y a dos obras que se han desarrollado y han tenido un enorme éxito en el universo de Harry Potter (no es el único.)
Logradas y entretenidas, el autor promete que tal vez, si acaso, ya si eso, habrá más.
Mola. Por lo visto hay montones de escritores que están ubicando historias y aventuras en el mundo de Harry Potter. Y éste señor es uno de los que más éxito están teniendo.
James Potter y la maldición del guardián, por George Norman.
Lo dicho. Bastante interesante.








 
Abrazame, oscuridad por Denis Lehane.
También hemos comentado antes a este autor, camino de maestro, muy entretenido y absorbente en su lectura. Nos ha molado y así os lo decimos. Echadle un ojo. No os decepcionará, incluso aunque no seáis aficionados al género negro.
 
Las Aventuras de la “Mano Negra”, por Hans Jürgen Press.
Novelita-cuento ilustrada para chiquillos. Divertida de leer y estupenda para iniciar en la lectura, la lógica y la inteligencia a vuestros hijos, sobrinos o enanos en general.
Ofrece una pequeña, pero real posibilidad de alejarlos de la pantalla de la mierda de la Tablet o de la Televisión.
Ahora o nunca.



 





Cualquier otro día, por Denis Lehane.
Mola. En serio. Mola Denis Lehane. Y esta novela es una pasada. Una obra maestra absolutamente imprescindible. No decimos más. Quien tenga oídos para oír que oiga. En serio.






El miedo de Montalbano, por Andrea Camilleri.
¡¡Ay!!¡¡que se nos acaban!!


Agnes Cecillia, por Maria Gripe.
Curiosa historia de fantasmas, íntima y quizá tierna, que se deja leer con suavidad, enredándonos. Recomendable. Mucho. Aunque quizá requiera que uno sea un lector avanzado



El barón rampante, por Italo Calvino
Disfrazadas de historias tontas, irónicas, maravillosamente contadas, con un dominio claro del lenguaje –respetado en las excelentes traducciones- merece la pena darse una vueltecilla por estos clásicos del señor Calvino. Obras imprescindibles, inteligentes que ya son referentes de la literatura..
El caballero Inexistente, por Italo Calvino

No hay que perdérsela.
El vizconde demediado, por Italo Calvino.
Y ésta tampoco.

 
Alta tensión, por Harlan Coben.
Creo que ya hemos comentado anteriormente algún texto de este autor. Muy bueno. Adictivo. Merece la pena visitarle y pasear por sus páginas.
El tío escribe bien y son unas lecturas estupendas para el verano. Mejor que la mierda de la televisión. Ánimo, no os cortéis.






 
Un giro decisivo, por Andrea Camilleri.
Acabando nuestro stock de novelas de Montalbano, cagüentó. Y disfrutando de cada una de ellas. De verdad.  



 
 
 

Apocalipsis Z, por Manel Loureiro
Publicada originalmente en un blog, el éxito de esta novela ha sorprendido en España y fuera de ella, vendiéndose como rosquillas.

A nosotros nos ha gustado mucho esta detallada, amena, adictiva historia. Pero claro, es que nos pirran las historias de zombies. ;)
Los días oscuros, por Manel Loureiro.
Nada, nos lanzamos de cabeza a una orgía de destrucción, desmembramientos y cerebros. Y lo pasamos como enanos.
La ira de los justos, por Manel Loureiro.
Y un poco más. No podíamos dejar la historia hasta el final.
El crepúsculo de los dioses, por Richard Garnett.
Cuentos cortos, muy originales, ácidos e inteligentes, con un trasfondo crítico. Una acertada reflexión sobre las religiones y los dioses. Escrito hace unos cien años, y no hemos avanzado nada. Humanos...
Así nos va



Ciudad de Hueso, por Cassandra Clare.

Novelita-tipo de las nuevas generaciones de vampiros, primera de la serie "Cazadores de Sombras". Es entretenida, pero no nos cuaja y, de momento, no vamos a iniciar la larguísima serie de títulos que la componen. Nuestro rollo de vampiros es más gore y no nos llegan estos tan de moda últimamente.
Kafka en la orilla, por Haruki Murakami.
No nos vamos a cansar de decirlo. La Academia Sueca le debe un Nobel al señor Murakami. El señor Murakami tiene un truco, algo que no podemos definir ni explicar y que se llama “escribir que te cagas”.
Y un olé para los traductores, de nuevo.
El traje del muerto, por Joe Hill. Otra historia atractiva del ya comentado Joe. Muy buena  para pasar un ratito muy entretenido. Nos gustan las historias de miedo. ¿Y a vosotros?

 
 
El traje gris, por Andrea Camilleri.  Este relato no es una novela de Montalbano. Pero nos muestra a Camilleri como lo que es: un consumado escritor, suelto, hábil y muy disfrutable. Nada más que decir...
 
 
 
 
 
La Rueda del Tiempo (serie) , por Robert Jordan.
Comenzamos, con mucho interés, la lectura de esta enorme serie de novelas –que el autor inició, pero que no pudo terminar-.
A setecientas páginas en promedio cada volumen, hemos descubierto una serie original, muy adictiva, muy densa y difícil de leer (recomendable para lectores avanzados), con una historia muy interesante y un enfoque del tema “Espada y brujería” bastante atípico.
Conforme hemos ido avanzando en la lectura no hemos podido evitar pensar en las enormes influencias que sobre esta serie parece tener el universo Dune de Frank Herbert.
Pero no podemos dejar de leer… No sabemos qué será de nosotros cuando nos encontremos al borde de esta historia inconclusa… Aunque hemos leído alguna cosa de Brian Sanderson, su continuador, que nos hace creer que no desmerecerá. 
A ver…
De momento, llevamos atravesados los siguientes títulos:


El ojo del Mundo
El despertar de los héroes
El dragón renacido
El aumento de la sombra
El cielo en llamas
El señor del caos
La corona de espadas…


Y con esto, amigos y vecinos, cerramos nuestro mensaje. Seguimos explorando. Estamos bien. Los hados nos son propicios y salvo Hacienda, la corrupción, el desenmascararse del capitalismo más salvaje que estamos viviendo, la pérdida de nuestros derechos y de nuestro valor como individuos y seres humanos; no hay apenas nada sobre lo que preocuparse.
Creemos, firmemente, que buena parte de la salvación está en apagar la caja gilipollas, usar el teléfono para hablar con quienes queremos (y decírselo todas las veces que podamos), disfrutar hoy (no un hipotético mañana) y, desde luego, dedicarnos a explorar libros. Maravillosos libros. Infinitos libros.
 
Un abrazo desde el fin del mundo.
 
 
 
 
 
 

 

No hay comentarios: